No mires para otro lado que lo has hecho seguro. O por lo menos has visto como en tu casa se hacía. Y es que en cualquier tienda de menaje del hogar venden aceiteras para reutilizar aceite que es una de las costumbres más arraigadas en hogares y negocios de hostelería: usar el mismo aceite para freír diferentes alimentos.

El por qué de esta práctica tan habitual es bien sencilla: ahorrar. El aceite es de los productos más caros de nuestra cesta de la compra habitual y de los que más usamos. Pero el problema es que ya se han llevado a cabo diversos estudios que señalan a las sustancias que se liberan al reutilizar aceite como responsables o, relacionadas, con algunos trastornos como la obesidad, hipertensión…

Reutilizar aceite, aceite, nutrición

Reutilizar aceite es tan común como poco saludable, especialmente sin saber cómo.

Al calentar el aceite estamos provocando que empiece su descomposición y se forman aldehídos tóxicos que se generan como consecuencia de la degradación de los ácidos grasos del aceite y, aunque algunos son volátiles, otros permanecen en él después de la fritura. Por lo que reutilizar aceite aumenta el riesgo de que los alimentos incorporen estas sustancias poco saludables.

Hay que tener en cuenta que el aceite más recomendado para llevar a cabo frituras es el de oliva, ya que es más estable que el de girasol, por ejemplo (basado en un estudio publicado por la revista Food Chemistry). Esto quiere decir que se degrada más lentamente y por ello tenemos más margen de seguridad de cara a su reutilización, pero con un límite, sino le acabaremos dando a nuestra cocina un toque de “fritanga” muy poco salubre. Se considera que, si está limpio, el de oliva se puede reutilizar hasta 6 veces y el de girasol entre 2 y 3, aunque es mucho mejor evitar alcanzar el límite y cerciorarse muy bien de que, efectivamente, el aceite está limpio y que seguimos unas determinadas recomendaciones.

Recomendaciones para reutilizar aceite de forma adecuada.

-Mira a ver con lo que cocinas…si el aceite está denso o se ha oscurecido, deséchalo.

-Cuélalo antes de guardarlo, los tropezones quedan bien en el gazpacho, pero no aquí.

-No mezcles aceite viejo con nuevo, ni de oliva con girasol…

-Si mientras estabas cocinando has visto que el aceite humea, es que ha sobrepasado la “temperatura de seguridad” y ha aumentado el grado de formación de compuestos nocivos para la salud. Tira este aceite y no vuelvas a usarlo.

-Seca bien los alimentos que vayas a freír, ya que el agua acelera la descomposición del aceite. Por ello también es recomendable no usar tapa, aunque luego tengas que limpiar a fondo la cocina, porque si no el agua que se condensa en la tapa caerá al aceite.