Y es que parece increíble, pero además de que las cebollas (Allium cepa) nos brindan nutrientes muy beneficiosos para nuestra salud y su color translúcido, su sabor y aroma picante apoyan multiplicidad de usos culinarios; sus propiedades desintoxicantes, antioxidantes, antisépticas, antigripales y antibióticas, la convierten en uno de los ingredientes más usados por nuestras abuelas en los remedios caseros. Con este historial, no es de extrañar que los usos de la cebolla se extiendan hasta la limpieza y la jardinería, y si no mirar…

 

1. Para limpiar partes quemadas de utensilios de cocina: parrillas, sartenes y ollas quemadas tienen un enemigo común. La cebolla no sólo limpia estas zonas, también les quita el mal olor. Enciende a fuego suave la cocina (colocando encima la olla o sartén). Pincha un trozo de cebolla cruda con un tenedor y frota enérgicamente el utensilio a limpiar. Luego aplica tu lavavajillas habitual y enjuaga.

2. Quita manchas con restos quemados de la ropa: esto ocurre gracias a su actividad similar al peróxido de hidrógeno. En la noche previa al lavado, frota el área manchada con una cebolla recién cortada. Deja remojando la zona tratada en agua fría y al día siguiente lava como es habitual.

shutterstock_194198417

3. Haz pinturas no tóxicas para las manualidades de tus hijos: puedes utilizar piel de cebollas para crear tinturas de colores para manualidades. Usa de un sólo color o mezcla para crear otras tonalidades. Pon un poco de agua a hervir, luego sumerge una media de nylon cerrada rellena con abundante piel superficial (la que tiene color). Haz que hierva a fuego suave entre 20-45 minutos (dependiendo la intensidad del color que quieras) y deja enfriar. Puedes guardarlo en botes bien tapados.

4. Protege superficies del frío: puedes frotar cebollas cortadas sobre objetos de vidrio (espejos, ventanas, parabrisas) para evitar que se les acumule escarcha en otoño e invierno.

5. Elimina el olor a pintura: junto con el café, esta verdura es una alternativa eficaz para eliminar malos olores. A veces cuando pintas tu casa se queda un olor muy fuerte, pues bien, puedes desodorizar tu casa colocando un plato con cebollas frescas, cortadas en rodajas en el área.

6. Insecticida alternativo: sus propiedades repelentes y nada tóxicas la hacen ideal para cuidar la salud de tus hijos y familia. Coloca un plato con cebollas picadas y cubierto con aceite mineral (lo puedes comprar por internet) cerca de una ventana. Pasados cinco días, retira los trozos de cebolla y echa el líquido resultante en una botella con spray pulverizador. Agrega una taza de agua, mézclalo bien y ¡listo!