Tag "emociones"

Enseña a ser feliz, se puede

Con motivo del Día Mundial de la Felicidad la eterna pregunta es ¿soy feliz? Enseñar a los más pequeños a poder dar una respuesta a esta importante cuestión es labor de todos y desde las escuelas su compromiso con esta labor es clave para el futuro de toda la sociedad.

Las palabras que “saben” o “huelen” las entendemos mejor

En el lenguaje hablado o coloquial usamos a menudo palabras relacionadas con el sentido del gusto, sin darnos cuenta: “tiene una sonrisa muy dulce” o “recibió una amarga noticia”, por ejemplo. Un estudio sobre el cerebro ha revelado que este recurso lingüístico nos permite implicar emocionalmente a otros con aquello de lo que se habla y, por tanto, aumentar la eficacia de la comunicación.

Escuchar una buena melodía es muy saludable

La música y especialmente aquella que nos agrada, sin duda que es un arquetipo que afecta positivamente a nuestro organismo a través del estímulo de zonas neuronales de nuestro cerebro generadoras de emociones y de recuerdos asociados, además supone un estímulo evidente de neurotransmisores relacionados con sensaciones de placidez y bienestar.

Diferencias en la comunicación de las emociones

La comunicación de las emociones es una faceta muy importante que trasciende lo puramente técnico y metodológico y alcanza al entorno cultural del individuo. Tal es así que se han demostrado notables diferencias a la hora de transmitir un estado emocional a la hora de hablar entre individuos que lo hacen en mandarín y que poseen una cultura oriental, china, que aquellos que hablan en inglés y están impregnados de una cultura anglosajona.

Inteligencia emocional, coaching y su importancia en el trabajo

Como cada año estamos deseando irnos de vacaciones confiando conseguir para septiembre nuevos proyectos que nos hagan apasionarnos y sentir que avanzamos en nuestro ámbito profesional. Proyectos que nos hagan sentir vivos y con energía. A priori este estado será el que potencie o disminuya la consecución de logros. Al regresar, no sólo el directivo sino también sus colaboradores pueden sentirse inmersos en una nebulosa de apatía, y sin suficiente energía para emprender nuevos retos. ¿Qué podemos hacer para que las emociones sean motor impulsor en este proceso que se repite todos los años?