Runnorexia, una adicción del siglo XXI