Los tatuajes cada vez están más normalizados en nuestra sociedad, con esto me refiero a que cada vez más gente decide hacerse tatuajes e ir tatuado deja de ser un motivo de rechazo, aunque siempre te puedes encontrar algún retrógrado que te juzgue sin conocerte por el simple hecho de lucir algún tattoo.

Dicho esto, que cada vez haya más gente tatuada puede hacernos olvidar que antes de dar el paso debemos tener en cuenta algunos aspectos que eviten comprometer seriamente nuestra salud.

  1. Local

El local tiene que cumplir la normativa en cuanto a higiene que establezca su comunidad autónoma, ya que son quienes la regulan. Debe poseer un certificado que le permita trabajar con fluidos corporales o afines.

  1. Patologías con las que evitar los tatuajes

Por muchas ganas que tengas de lucir tatuajes hay una serie de motivos que impiden a una persona hacerlo.

Si se está siguiendo un tratamiento anticoagulante o de quimioterapia, tras una intervención quirúrgica, infecciones por bacterias, hongos o virus, verrugas, cáncer de piel, melanomas, angiomas engrosados, déficit inmunológico, úlceras, urticaria y psoriasis.

Si padeces de anemia no es recomendable que te tatúes ya que por la escasez de glóbulos rojos en sangre puedes tener problemas de cicatrización.

Enfermedades que afecten la coagulación de la sangre como hemofilia, enfermedad de Von Willebrand.

Cualquier tipo de leucemia es peligroso a la hora de tatuarse, quienes tengan bajos niveles de glóbulos blancos no deben hacérselo ya que su cuerpo no está preparado para combatir las infecciones bacterianas.

tatuajes

Tatuajes, debemos estar seguros de que podemos tatuarnos sin poner en riesgo nuestra salud.

La trombocitopenia que es la disminución de la concentración de plaquetas en sangre es otro motivo por el que evitar los tatuajes.

Los adolescentes son un grupo de población muy dado a tatuarse, los cuales suelen sufrir de acné. Si está siendo tratado contra el acné no puede debido a la tetraciclina, mientras dure el tratamiento ni en los 12 meses posteriores ya que el organismo tarda en eliminarlo totalmente entre 6 y 12 meses.

Siempre es mejor consultar con un médico antes de empezar con los tatuajes. Recuerda que la salud es lo primero y no debemos ponerla en riesgo.

 

  1. Elegir el lugar de los tatuajes

Esto varía en función de los gustos, pero si no aguantas mucho el dolor será mejor que evites las articulaciones, el cuello, las partes internas de las extremidades, los empeines y las espinillas, ya que es donde más duele, cuanto más músculo haya en la zona tatuada menos doloroso será.

No es recomendable tatuar sobre un lunar, la tinta no va a producir ningún efecto dañino sobre el lunar, pero sí que complica la detección de un posible cáncer de piel. Si se desea camuflar un lunar mediante un tatuaje se puede optar por introducirlo dentro del diseño del tatuaje, es decir, que forme parte del mismo.

En cicatrices o quemaduras sí que se puede tatuar pero hay que tener en cuenta ciertos aspectos. Hay que esperar a que la cicatriz torne a su tono natural, lo más parecido a la piel, lo cual suele tardar un año. Además hay ciertos colores de tintas que no penetran en la piel con el tono deseado, el color negro y los sombreados son los que mejor resultado dan.

Queloides (crecimiento de tejido sobre una cicatriz) y varices quedarían excluidas a la hora de tatuarse.

Zona lumbar, tatuarse la zona inferior de la espalda no es recomendable puesto que en un futuro no podrán administrarte la anestesia epidural, utilizada en partos y operaciones en las que se necesita anestesia parcial en la mitad inferior del cuerpo, ni realizar una punción lumbar.

  1. Reacción alérgica a la tinta de los tatuajes

Algo que la mayoría desconoce es que la tinta de los tatuajes puede provocar una reacción alérgica, debido a los alérgenos que la componen. La más problemática es la roja pero no es la única. Para evitar sorpresas desagradables lo mejor es realizarse una prueba alérgica de los componentes que se emplearán en la realización del tattoo.

tatuajes

El cuidado de los tatuajes es fundamental para que el resultado del tattoo sea el deseado.

Las reacciones alérgicas no son exclusivas de los tatuajes permanentes, ya que los semipermanentes como los de henna también pueden provocarlas. Precisamente la Agencia Española de Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) aconseja evitar los tatuajes de henna negra debido a las reacciones alérgicas que provoca.

  1. ¿Cuándo hacerlo?

Los meses de verano no son los mejores para hacerse tatuajes ya que la exposición al sol y los baños estivales pueden dañar los tatuajes recientes, evítalos durante dos semanas o hasta que el tattoo termine de cictrizar.

  1. Mantén tapados los tatuajes durante las primeras horas y lávalo

Es muy importante mantenerlo tapado de dos a cuatro horas después de haberte tatuado, una vez pasado este periodo de tiempo debes destaparlo y limpiarlo con agua tibia y jabón neutro. La limpieza de la zona tatuada deberás realizarla dos o tres veces al día durante el primer mes.

  1. Cremas para la cicatrización de los tatuajes

Para una correcta cicatrización hay que echar mano tanto de crema antibiótica, para la primera semana, y crema hidratante que además ayude a cicatrizar, en el mercado hay varias disponibles. El tatuador debe conocer perfectamente cómo debe ser el cuidado del tatuaje por lo que os resolverá las dudas que tengáis.

Acudir al médico antes de tatuarse es lo que recomendamos desde Knowi, él es quien mejor te puede aconsejar sobre tu salud y en este caso, si está comprometida por algún motivo al hacerte tatuajes.

Si una vez realizado el tatuaje surge cualquier problema no dudes en hacer una visita al médico, recuerda que la piel es un órgano más de nuestro cuerpo y debe ser atendido por especialistas.

 


Diego Mugarza

Diego Mugarza

Licenciado en administración y dirección de empresas, master en marketing y direccion comercial. Amante de todo tipo de deportes, de la musica, la naturaleza y viajero empedernido. La felicidad es su objetivo de vida, entiende la salud como una herramienta más para poder llegar a ser feliz.