Cuántas veces habremos oído eso de que las modas van y vienen, y no solo en cuanto a la ropa que llevamos, sino también en su proceso de fabricación. Muchas abuelas suelen contar cómo de pequeñas llevaban vestidos hechos por sus madres, y ¿quién no tiene alguna bufanda o gorro de invierno hecho por ellas?

 

Pues hoy te desde Knowi te invitamos a dejar atrás el miedo y atreverte a coger unas agujas de tejer para empezar a hacer tus propias creaciones. Lana, crochet, ganchillo… Hay multitud de técnicas y materiales que puedes utilizar.

shutterstock_41182822

Luciendo gorrito de lana.

Además de crear piezas totalmente únicas, ahorras dinero en ropa y pasas las tardes entretenid@. Las agujas de tejer así como los ovillo de lana u otros materiales que necesites los puedes encontrar en cualquier mercería o comprarlo online, como por ejemplo en esta web, We Are Knitters, que además te permite unirte a su comunidad para compartir la creación de nuevas prendas, trucos, opiniones, etc…

Es cierto que si habéis ido últimamente a Nueva York, San Francisco, París y en Madrid mismamente, habréis observado no es raro encontrase con personas de todas las edades, en especial jóvenes “trendy” practicando esta relajante actividad en el metro o en algún café de moda.

Hay muchas prendas que se pueden hacer, más allá de las bufandas o los guantes. En internet podrás encontrar miles de patrones que te guiarán a la hora de hacer tus prendas ¡Aquí van algunas ideas!

Poncho

Se está hablando mucho del retorno del poncho este otoño, como prenda de entretiempo. Las tiendas de ropa ya empiezan a traer sus versiones, pero ¿por qué no tejer el tuyo con tus propias manos? Son geniales para llevar con vaqueros y botas, y lo bueno de crear uno totalmente personalizado es que puedes elegir los colores que más te gusten. Puedes hacerlo de lana, para un look invernal, o de crochet, para darle un toque más hippie.

Jersey

Los jerséis de punto son un clásico que vuelve todos los inviernos. Combinan con todo: vaqueros, vestidos, faldas y medias… Además, son cómodos y abrigan mucho. Puedes crear jerséis holgados, ajustados, cerrados o tipo cárdigan. ¡Tienes muchas posibilidades! Además, sale mucho más barato que comprar uno en una tienda, y te llevas la satisfacción de tener una prenda totalmente única.

Zapatillas de casa

¿Hay algo más cómodo en invierno que tener los pies bien abrigados? Las zapatillas de punto son una forma genial de mantener el calorcito en tus pies de forma cómoda, como si de unos calcetines gordos se trataran. Si tienes suelos de madera, puedes evitar resbalones colocando unas bolitas de silicona en las plantas. ¡Hazlas para toda la familia!