Ya están aquí, invadiendo las estanterías de los supermercados y tiendas de barrio llega el turrón, los mazapanes, mantecados y polvorones, los dulces navideños de toda la vida.

Pero, ¡sorpresa! justo al lado tenemos al “ying” de estos manjares, ¡el turrón light!

 
En un artículo anterior, os hablábamos sobre los consejos para no engordar en Navidad, aunque a priori la opción de incluir en la cesta de la compra el turrón light puede ser una opción interesante para evitar excesos, la realidad puede ser bien distinta.

Si nos informamos de los ingredientes que de siempre han servido para elaborar los dulces típicos navideños, de entre los que es el rey el turrón, encontraremos el azúcar, la manteca, la nata, la mantequilla, el chocolate.
 

Las características nutricionales de los dulces navideños los convierten en productos cuyo consumo debemos limitar si no queremos ver como nuestro colesterol, ácidos grasos, niveles de azúcar se disparan, sin mencionar a los temidos kilitos de más.

 
shutterstock_159900716

Pero desde hace ya tiempo llegaron cual estrellas de Hollywood a nuestro día a día los productos en cuyas etiquetas aparecen las palabras “sin azúcar”, “light”, “sin azúcares añadidos” o “sin grasas” también para el turrón y demás dulces navideños.

A pesar de sus supuestas bajas calorías, el consumo de estos productos puede llevar a engaño, hacer que nos confiemos y finalmente provocar ciertos problemas para nuestro organismo.

 

En realidad, ¿qué quieren decir estos términos?


Sin azúcar

En su origen, estos productos se desarrollaron para poder llegar al cada vez más amplio sector de diabéticos o pacientes de otras enfermedades que deban limitar su consumo de azúcar. Pero cuidado, el resto de ingredientes de estos productos son los mismos que los de los dulces tradicionales, solo que se sustituye el azúcar por edulcorantes, la grasa sigue siendo la misma.
 

Sin azúcares añadidos

Estos productos tienen azúcar en su composición base, sólo que no se les ha añadido más. Su consumo debe ser evitado por diabéticos y que a nadie se le olvide que su contenido en materia grasa sigue siendo el mismo.
 

Bajos en grasas

En el proceso de elaboración de estos productos, cierto es, se utiliza una menos cantidad de grasas que en otros, pero su contenido en hidratos (azúcares) es el mismo, así que no des rienda suelta a tu glotonería “porque como es bajo en grasa no me perjudica” porque si nos confiamos lo harán en igual medida que los tradicionales.