Las varices son dilataciones venosas que se caracterizan por la incapacidad de establecer un retorno eficaz de la sangre al corazón (insuficiencia venosa). Las más habituales son las de los miembros inferiores.

Las varices se forman cuando las válvulas venosas que se sitúan dentro de las venas, no cierran bien, entonces la sangre comienza a acumularse en las venas, haciendo que se dilaten. Las varices se pueden encontrar en otros sitios como el esófago (várices esofágicas), región anal (hemorroides o almorranas (venas abultadas de la zona del ano que al producirse esta enfermedad se ven a simple vista desde el exterior)) o en testículos (varicocele).

Esta vez nos referiremos en concreto a las de las piernas, que aunque no nos molesten, deben ser controladas, ya que se puede correr el riesgo de que en su interior se formen trombos y embolias que luego afectan a otros órganos del cuerpo. Para evitar este riesgo, se debe practicar con regularidad una actividad física que evitará el estancamiento de la sangre y, además, aquí os dejamos una serie de consejos naturales:

  • Jugo de Castañas de India

Ingredientes: medio litro de alcohol etílico (de ingerir) o aguardiente y 125 gr de castañas de india frescas, peladas y machacadas.
Elaboración y empleo: mezcla los ingredientes en un recipiente y déjalo macerar durante 15 días. Seguidamente, fíltralo y cuélalo. Guardar el líquido en un recipiente de cristal, y en un lugar oscuro. Añade 15 gotas del mismo, a un poco de agua o a una infusión y tómalo tres veces al día.

  • Vinagre de manzana

Ingredientes: chorrito de vinagre de manzana.

Elaboración y empleo: para reducir el tamaño de las venillas varicosas o bien las molestias producidas cuando se hinchan, aplica sobre la zona afectada un poquito de vinagre de manzana y realiza un suave masaje en sentido ascendente. La mejor hora para realizarlo es por la noche o bien antes de acostarse.

  • Jugo de ajo con aceite de oliva

Ingredientes: 50 cc de aceite de oliva de primera prensada (unas 3 cucharadas soperas), 4 ajos cortados a lo largo y el jugo de medio limón.

Elaboración y empleo: mezcla todos los ingredientes en un plato y deja macerar durante 24h. Luego filtra el líquido y guárdalo en un frasco en lugar oscuro. Este jugo ayudara a eliminar dolores y molestias en las varices. Se aplica durante masajes muy suaves sobre el miembro afectado. Aplicarlo con mucho cuidado.

  • Aceite de almendras y ciprés

Ingredientes: 2 cucharadas de aceite de almendras, 1 de esencia de hojas de ciprés, 1 de esencia de limón y 1 de esencia de menta.
Elaboración y empleo: mezcla todos los ingredientes en un frasco pequeño, cierra y agita bien. El resultado es un tónico refrescante por la menta, y nada irritante por el limón. Para aplicarlo se extiende por la zona donde están las várices y se efectúa un masaje suave para activar la circulación.