Desde Knowi nos hacemos eco de una serie de consejos básicos que nos aporta la Fundación DKV para llevar una vida saludable. Hoy 7 de abril es el ‘Día Mundial de la Salud’, una ocasión inmejorable para recordar la forma y ventajas que tiene llevar un estilo de vida saludable y que, a la vez, poner de relieve las carencias de nuestros hábitos diarios que, en muchas ocasiones, distan de ser los más recomendados por los expertos médicos.

 

Médicos especialistas de la Universidad de Zurich han realizado un estudio en el que se documenta por primera vez el impacto de los factores de comportamiento en la esperanza de vida. Consumir fruta, un estilo de vida activo, limitar la ingesta de alcohol, evitar el tabaco, son algunos de los hábitos que nos harán vivir más.

Las enfermedades cardiovasculares (ECV), el cáncer, la diabetes y los trastornos respiratorios crónicos están en constante aumento en los países industrializados. La atención se debe centrar, entre otras cosas, en los principales factores de riesgo que influyen en el desarrollo de estas enfermedades que están relacionadas con el comportamiento personal, es decir, fumar, una dieta poco saludable, la inactividad física y el consumo nocivo de alcohol.

En esta ocasión y con el objetivo de recordar los aspectos fundamentales a tener en cuenta para mantener una vida sana, alejada de excesos alimenticios, sedentarismo, tabaco, falta de sueño, etc,  el Instituto DKV  de la Vida Saludable propone cinco pilares básicos para cuidar nuestra salud:

  • Llevar una dieta equilibrada: Un factor imprescindible para nuestra salud es dotar a nuestro organismo de una gran variedad de alimentos en cantidades adecuadas a nuestras características físicas. Los expertos aconsejan moderar el consumo de carnes grasas, pastelería, bollería, azúcares y bebidas refrescantes. También se recomienda ingerir diariamente derivados de cereales y patatas, verduras, hortalizas, frutas, leche y derivados lácteos, y aceite de oliva.
  • shutterstock_70150084Realizar ejercicio físico: El ejercicio regular es imprescindible para mantener el tono y la masa muscular, evitando problemas posturales y dolores de espalda. Pero además la práctica de ejercicio nos ayuda a reducir la presión arterial, favorece un nivel adecuado de azúcar en sangre, mejora la densidad ósea, refuerza el sistema inmunitario, mejora el estado de ánimo, reduce las posibilidades de depresión y ayuda a regular el apetito. Realizar un mínimo de 60 minutos diarios de actividad física, en el caso de la población infantil y adolescente, y de 30 a 60 minutos al día en la población adulta, es una de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
  • Descansar las horas necesarias: Otro factor fundamental es la calidad del sueño y la cantidad. La recomendación es dormir de 7 a 9 horas al día, además de reservar un tiempo para la siesta con una duración de media hora “como máximo”.
  • Mantener una higiene personal: Mediante la ducha evitamos la presencia de bacterias y gérmenes que afectan a la salud de nuestra piel. La higiene de las manos es la mejor barrera para evitar muchas enfermedades ya que es la vía de contacto más habitual con las bacterias. La limpieza bucodental también resulta fundamental para evitar infecciones.
  • Evitar malos hábitos: El sedentarismo, el consumo de tabaco o la ingesta excesiva de alcohol son los hábitos insalubres más comunes que ponen en peligro a nuestro organismo. El consumo de cigarrillos se considera una drogodependencia y su consumo crónico implica una alta toxicidad. El consumo prolongado de alcohol aumenta la probabilidad de sangrado de esófago, inflamación y daños en hígado y páncreas, desnutrición o cáncer de esófago, colon, cabeza, cuello o mamas.

Es necesario resaltar también la necesidad de hacerse chequeos médicos de forma regular, para detectar aquellas afecciones que pueden aparecer pese a mantener una vida saludable. Desde Knowi siempre explicamos que el mejor tratamiento es la prevención. Cuídate.