Seleccionar página

Diabetes Tipo 2: prevención y control

Diabetes Tipo 2: prevención y control

La Diabetes Tipo 2 se dispara. Desde HM Hospitales nos cuentan que nueve de cada diez pacientes diabéticos lo son de tipo 2, la diabetes asociada con hábitos e vida poco saludables como una escasa actividad física y una alimentación rica en grasas y azúcares. Prevenirla es la base. Pero también diagnosticarla a tiempo y mantenerla a raya. 

​La diabetes tipo 2, aproximadamente, al 14% de nuestra población, sobre todo a partir de los 50 años y en casos de sobrepeso y obesidad. Sin embargo, la mitad de los pacientes diabéticos desconoce que lo son. Un diagnóstico temprano permite detener la progresión de la enfermedad y evitar complicaciones que pueden incluso comprometer la vida del paciente. 

La Dra. Pilar García Durruti, especialista en Endocrinología y Nutrición y directora de la Unidad de Diabetes del Hospital Universitario HM Montepríncipe, explica las claves para prevenirla, diagnosticarla a tiempo y mantenerla bajo control.

Una diabetes no diagnosticada es una diabetes no controlada, con el impacto que esto puede tener a largo plazo sobre nuestro organismo. La Dra. García destaca que una diabetes tipo 2 sin diagnosticar, se relaciona con el deterioro progresivo de las grandes arterias, por esto, “la complicación más importante son las enfermedades cardiovasculares, principal causa de mortalidad prematura entre los diabéticos”. De hecho, añade, “los adultos con diabetes tienen una probabilidad entre tres y cuatro veces mayor de padecer un infarto agudo de miocardio o un ictus que la población no diabética”.

Asimismo, el deterioro de arterias más pequeñas puede ocasionar otros problemas como retinopatía diabética -con el riesgo de ceguera que esta conlleva-, alteración del funcionamiento de los riñones -pudiendo derivar en una insuficiencia renal-, trastornos  de la sensibilidad –especialmente en los pies-, mala cicatrización  o impotencia, entre otras.

En suma, “la diabetes aumenta entre y dos y cuatro veces el riesgo de enfermedad coronaria y de enfermedad vascular cerebral; es la causa más frecuente de amputación no traumática de extremidades, de enfermedad renal terminal y de ceguera y reduce la esperanza de vida unos 15 años”, señala la experta. 

Sin embargo, si la enfermedad está controlada y diagnosticada correctamente,  “estas complicaciones no tienen por qué darse si el paciente está controlado adecuadamente el riesgo de sufrir cualquiera de las citadas complicaciones se reduce considerablemente”, apunta la Dra. García Durruti. 

Diabetes Tipo 2: prevención 

La prevención es la clave, y la diabetes tipo 2 se puede prevenir con unos hábitos de vida saludable, evitando sobrepeso, realizando actividad física etc. Las claves, como explica la experta son: 

  • Mantener una alimentación saludable basada en la dieta mediterránea
  • Hacer ejercicio de forma habitual
  • No consumir alcohol
  • No consumir tabaco

La especialista explica también, que en personas con riesgo es necesario hacer un chequeo anual. Estas personas con riesgo serían aquellas con exceso de peso, antecedentes en la familia de diabetes, mujeres que han tenido diabetes gestacional, personas sedentarias, personas que padezcan hipertensión arterial o elevación de los valores de colesterol o triglicéridos

La Asociación Americana de Diabetes, aconseja la medición de la glucosa en todas aquellas personas que, aun no teniendo síntomas, sean mayores de 45 años. “Si el resultado es normal —por debajo de 100 mg/dl— se repetirá la medición cada 3 años”, apunta la Dra de HM Hospitales. 

Diabetes tipo 2: control

En el caso de la diabetes tipo 2, no siempre es necesario el tratamiento farmacológico y basta con modificar el estilo de vida. De hecho, “sólo cuando con dieta y ejercicio no se consigue mantener los niveles de glucemia dentro de un rango normal, se inicia el tratamiento farmacológico. Actualmente, además, se tiende a evitar el tratamiento con insulina en este tipo de diabetes, ya que dificulta el control del peso y preferimos optar por fármacos que favorezcan la acción y la secreción de la insulina endógena o que vayan encaminados a facilitar la pérdida de grasa abdominal”.

Dieta y ejercicio son, por tanto, las claves del manejo en diabetes tipo 2, más allá de necesitar tratamiento farmacológico en algunos casos, pero siempre es preferible no hacerlo. 

Con respecto a la dieta, la experta aconseja “seguir una dieta variada y equilibrada en cuanto a la proporción de nutrientes, es decir, cuyo contenido en carbohidratos no sea nunca inferior al 45-50% y el de grasas no supere el 30%”. Además, advierte, “de manera general, no aconsejamos tomar ‘alimentos para diabéticos’ como tampoco prohibimos de forma taxativa ningún alimento. Recomendamos a las personas con diabetes seguir una alimentación lo más parecida al resto de su familia y sólo en el caso de que se trate de una persona obesa deberá seguir una dieta baja en calorías”.

En cuanto al ejercicio físico, hace hincapié en que es un punto clave, no sólo para controlar la diabetes tipo 2, sino que previene otras enfermedades y es necesario para tener unos hábitos de vida saludable. 

Dieta Mediterránea: las claves

La dieta mediterránea ha sido y sigue siendo ensalzada por expertos y profanos, no cabe duda que sus virtudes alcanzan no solo a la bondad de sus elementos nutricionales constitutivos, sino a los beneficios que aporta desde todos los puntos de vista, recientemente se ha descubierto que nos mantiene mas jóvenes. 

Se ha demostrado que la dieta mediterránea es cardiosaludable puesto que evita la ingesta de grasas saturadas animales, grasas trans, así como de otros principios plagados de azúcares que en poco o nada benefician a nuestra salud y a nuestro organismo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × dos =

BannerNovartis

Banner

Banner

Banner

Banner

Banner