Las espinacas son un alimento repleto de propiedades saludables que podemos consumir de muy diferentes formas, y una de ellas es crudas y en ensalada.

Las espinacas son excelentes para nuestra salud porque se trata de un vegetal repleto de minerales y vitaminas que además podemos consumir en condiciones óptimas durante todo el año.

Además, aquellos a los que les gusta cocinar, descubren en las espinacas un alimento muy versátil que podemos encontrar en diferentes preparaciones y para todos los gustos.

Pero vamos a lo que nos importa, a las propiedades beneficiosas de las espinacas para nuestra salud, porque somos lo que comemos y las espinacas deben formar parte de nuestra dieta habitual.

Aliadas contra el sol

Son ricas en fitonutrientes que ayudan a protegernos del sol. Así que en verano son aún más recomendables para que la exposición solar no dañe nuestra piel y de paso nos ayuda a prevenir la aparición del cáncer de piel.

Minerales para el organismo

Minerales tan importantes como el zinc, el magnesio, el hierro, el calcio, el manganeso y el potasio. Así se convierten las espinacas en aliados para personas que sufren episodios de anemia ferropénica, y también para fortalecer nuestros huesos.

 

Fortalece nuestro cerebro

Gracias a minerales como el potasio y otros antioxidantes, son estupendas para la salud de nuestro cerebro ayudando así a las personas que tienen riesgo de deterioro neuronal. Por su parte el potasio nos ayuda a maximizar la concentración cerebral.

Favorece la circulación y controla la tensión arterial

Gracias al ácido fólico que contienen, nos ayudan a mantener controlada la tensión y reduce la hipertensión. Además es buena para favorecer la circulación sanguínea.

Cómo evitar una mala digestión

Poder antiinflamatorio

Las espinacas son uno de los vegetales más importantes a nivel de reducir la inflamación en todo el cuerpo y el dolor asociado a ciertas enfermedades y problemas como puede ser la artritis.

Las espinacas en la cocina

Son uno de los vegetales más versátiles en la cocina y permiten una enorme cantidad de preparaciones, desde cocidas, salteadas o crudas en ensaladas, una forma, ésta última, de aprovechar al máximo todas sus propiedades.

Además las espinacas pueden consumirse también para el desayuno, en una tortilla, para la hora de la comida y también a la hora de cenar, constituyendo una cena muy saludable a base de ensaladas.