Seleccionar página

Los mareos durante los viajes

Los mareos durante los viajes

Quien no ha sufrido mareos yendo en un vehículo o en algún medio de locomoción, es más hace unos años se vendían unas tiras de goma que al parecer eliminaban la electricidad estática del vehículo y decían que prevenían la sensación de mareo, parece ser que era más bien debido a un fenómeno psicológico tipo Paulov que a una realidad científica contrastada.

La cinetosis o mareos del viajero es un síndrome que conlleva una serie de síntomas que son característicos, tales como nauseas, vómitos y sensación de malestar general asociado además a molestias gastrointestinales inespecíficas y todo el cortejo vagal acompañante (palidez, sudoración fría, salivación, ansiedad, hiperventilación, bostezos, somnolencia, etc…)

Todo este cortejo está producido sin duda por la aceleración y desaceleración angular y lineal repetitiva que provoca una estimulación repetitiva del aparato vestivular del oído interno provocada por el movimiento. Los factores de riego asociados a este complejo sintomáticos van desde la escasa ventilación, hasta factores de carácter emocional (miedo, ansiedad, estrés), migrañas acompañantes, laberintitis (inflamación del laberinto del oído interno) o incluso factores hormonales como puede ser una situación de embarazo o el uso de contraceptivos hormonales.

shutterstock_167860811El tratamiento es sencillo, a base de escopolamina, antihistamínicos o fármacos antidopaminérgicos así como medidas de carácter preventivo como evitar el consumo de bebidas alcohólicas o comidas en exceso. Las personas con una susceptibilidad especial deberían aprender a minimizar la exposición a los desencadenantes ubicándose en el lugar o posición donde el movimiento sea mínimo (por ejemplo en la zona central de un barco o a la altura de las alas en el avión). También deben evitarse las discrepancias entre las sensaciones de carácter visual y las vestibulares (por ejemplo si mantenemos la mirada fija en un libro y tratamos de leer en movimiento tendremos más facilidad de sufrir este síndrome).

En el caso de viajar en vehículo, lo mejor es hacerlo en el asiento del piloto o del copiloto ya que es en esas posiciones donde el movimiento es más evidente y predecible. En caso de viajar en barco es mejor sin duda mirar al horizonte o las masas de tierra que puedan surgir que mirar la pared del barco o del camarote. En cualquier caso sea el medio de locomoción que usemos, no es conveniente utilizar los asientos que miran hacia atrás, es decir en sentido opuesto al de la marcha y es mejor utilizar una posición semirrecostada o en decúbito supino (tumbado) que un postura rígida sentada.

La ventilación oportuna y adecuada contribuye sin duda a mejorar y prevenir la aparición de los síntomas. Es conveniente evitar la ingesta de alcohol y de sustancias tóxicas que pueden desencadenar el síndrome y por lo tanto los síntomas asociados. Deben consumirse pequeñas cantidades de líquidos de una forma frecuente y en algunos casos se ha visto que las galletas y las bebidas a base de carbónico, en especial el “ginger ale”, son buenas para prevenir este proceso.

En determinados casos se ha visto que algunas terapias alternativas no comprobadas pueden ser útiles en este caso, por ejemplo las muñequeras de acupresión y las pulseras que aplican estimulación eléctrica pueden ayudar a evitar el mareo y pueden ser utilizadas en todas las edades.

2 Comentarios

  1. Si no conduzco me mareo seguro. Ni pastillas ni ventanilla ni nada, no sé ya cómo solucionarlo.

    Responder
  2. A mí me ponían un garbanzo con esparadrapo en el ombligo…en fin, remedios caseros!!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + diez =

BannerNovartis

Banner

Banner

Banner

Banner

Banner