El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que afecta sobre todo a personas de más de 65 años, pero el 15% de los diagnósticos de párkinson se da en personas de menos de 50 años.

A pesar de tener una prevalencia importante, aún se desconoce el origen de la Enfermedad de Parkinson.

Según explican desde la Asociación de Párkinson de Madrid, el párkinson «es una enfermedad producida por un proceso neurodegenerativo multisistémico que afecta al sistema nervioso central lo que provoca la aparición de síntomas motores y no motores. Es crónica y afecta de diferente manera a cada persona que la padece, la evolución puede ser muy lenta en algunos pacientes y en otros puede evolucionar más rápidamente. No es una enfermedad fatal, lo que significa que el afectado no va a fallecer a causa del párkinson».

Desde la misma asociación, insisten en que aunque hay avances a día de hoy aún se desconoce qué es lo que origina esta enfermedad, por lo que es imposible prevenir su aparición, que afecta tanto a hombres como a mujeres, y que aunque se suele dar a partir de los 65 años, no se debe olvidar que puede afectar a edades más tempranas de la vida.

En España el Párkinson afecta a entre 120.000 y 150.000 personas, y cada año suma 10.000 nuevos diagnósticos.

Síntomas del Párkinson

Los síntomas del Párkinson, son variados y cada paciente puede manifestar distinta sintomatología. De manera general, los síntomas motores son los más comunes y característicos:

Pero también los pacientes pueden tener síntomas no motores que normalmente suelen aparecer antes de que los síntomas motores comiencen a aflorar.

Los síntomas no motores del párkinson son denominados “síntomas premotores” y entre ellos son comunes la reducción del olfato, el estreñimiento, la depresión, ensoñaciones muy vívidas, etc.

Es importante tener en cuenta que no todos los pacientes presentan todos los síntomas.

Síntomas motores del Párkinson

Rigidez y temblor

Lentitud de movimientos: es lo que se denomina bradicinesia. Además puede darse con falta de expresión en la cara y escritura lenta.

Inestabilidad postural, con inclinación del tronco y la cabeza.

Anomalías al caminar, con marcha lenta, arrastrando los pies y episodios de bloqueo.

Es importante no confundir el Párkinson con la demencia ni con el Alzheimer: el Párkinson causa problemas sobre todo motores mientras que los síntomas del Alzheimer son de carácter cognitivo.

El temblor en las manos es uno de los síntomas más significativos del Párkinson, este temblor suele producirse en reposo y en las primeras fases de la enfermedad desaparece con el movimiento. Los temblores comienzan en las extremidades superiores para acabar afectando posteriormente también a las piernas.

Este temblor dificulta e impide acciones tan cotidianas como por ejemplo comer. Para mejorar la calidad de vida de los pacientes que padecen esta enfermedad neurodegenerativa van apareciendo en el mercado innovaciones como la cuchara anti temblores.

En este sentido, tratando de mejorar la vida de quienes sufren esta enfermedad, en los últimos años han salido al mercado cucharas anti temblores que contrarrestan el temblor en las manos permitiéndoles volver a ser independientes a la hora de llevarse la comida a la boca, algo que agradecen.

Cuchara anti temblores.

Objetivo: Mejorar la vida de quienes sufren Párkinson

El Párkinson: Diagnóstico y Tratamiento

Para el tratamiento de la Enfermedad de Párkinson se opta por distintas vías. Nos explican desde la asociación madrileña que para tratar los síntomas existen medicamentos que ayudan a controlar las molestias secundarias, pero además existen también los denominados medicamentos antiparkinsonianos, que son fármacos que aportan directamente la dopamina que no produce el cerebro o que ayudan a aprovecharla de manera más eficaz.

También es muy importante la rehabilitación mediante terapia ocupacional, logopedia, fisioterapia, etc.

Es importante destacar que a día de hoy se desconoce lo que causa el origen de la enfermedad, por lo que no se puede prevenir. Pero no es una enfermedad mortal, sino que la esperanza de vida de una persona con párkinson es igual a la de cualquier persona que no la tenga. Se trata por tanto de una enfermedad crónica que no tiene cura.

Tratamiento del Párkinson

La enfermedad de párkinson no es fácil de diagnosticar y menos aún en etapas tempranas, ya que provoca síntomas leves, difusos y variados que pueden confundirse con otras patologías, y síntomas tan típicos del párkinson como los temblores, se suelen manifestar en una etapa más avanzada de la enfermedad.

El médico, para el diagnóstico del párkinson deberá observar si el paciente manifesta cansancio, dolores articulares, dificultades para escribir (con una letra muy pequeña), depresión… Todos ellos señales de un párkinson en etapas muy inicales, los temblores de mano y la rigidez muscular, suelen venir más adelante.

El diagnóstico de párkinson puede tardar algunos años en llegar, mientras el paciente acude de especialista en especialista tratando de encontrar una respuesta a lo que le ocurre. Así cuando se han descartado ciertas patologías, se empieza a buscar una causa neurológica que explique estos síntomas y comienzan las pruebas neurológicas.

El SPECT, es la prueba de neuroimagen, explican desde la Asociación de Párkinson de Madrid, “que visualiza los transportadores presinápticos de la dopamina y los receptores postinápticos y evalúa la integridad del sistema nigroestriado”.

El diagnóstico del párkinson llega tras una observación y exploración concienzuda por parte del médico, y este diagnóstico se confirmará con la respuesta que ofrezca el paciente tras el inicio del tratamiento con levodopa, explican desde la asociación.

Avances e Investigaciones en Párkinson

En la actualidad aún no se conoce qué es lo que origina la enfermedad de párkinson. Pero en los últimos años distintas investigaciones y estudios, se centran en descubrir qué desencadena esta patología neurodegenerativa con el objetivo de que en el futuro pueda ser prevenida o curada.

Hace algunos años, se hablaba de que una proteína podía desencadenar la enfermedad, en otras ocasiones se ha hablado de una determinada dieta para reducir algunos síntomas del párkinson y existen diversas teorías que tratan de llegar a la diana del asunto, pero a día de hoy los estudios aún no han dado con la respuesta a qué origina el párkinson.

Mientras tando sí van llegando herramientas que facilitan la vida de las personas con párkinson, desde cucharas anti temblores hasta sistemas de monitorización para que puedan ser independientes durante el mayor tiempo posible.