Llega el buen tiempo, las vacaciones, las tardes en la playa y en la piscina y a todos nos gusta lucir un bonito bronceado. Pero además de bonito debe ser saludable y no debemos exponer nuestra piel a los riesgos de una exposición solar dañina. Por eso es importante que preparemos la piel para el verano, que tomemos durante el verano las precauciones necesarias y que después la reparemos si es necesario.

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y está expuesto a numerosos riesgos, entre ellos, el sol, un auténtico enemigo si nos exponemos a él en exceso y sin ningún tipo de precaución. Y ahora que llega el buen tiempo, debemos tener en cuenta cómo tomar el sol de forma saludable.

“Es necesario cuidar la piel durante todo el año, no sólo cuando está dañada o cuando hay que lucirla”

Pero antes de llegar a ese punto, y aún en primavera, hay ciertas cosas que podemos hacer para tratar de que nuestra piel llegue a la playa en un estado óptimo para recibir el sol. Se trata de cuidarla todo el año, no sólo cuando tenemos que lucirla o no sólo cuando está dañada.

 

Consejos para preparar la piel para el verano

  • Exfolia. La piel lleva todo el invierno sin ver la luz del sol y necesita una puesta a punto. Vamos a empezar a preparar la piel para el verano, exfoliando la piel del cuerpo y cara con productos especiales para el cuerpo.  Eliminaremos impurezas y células muertas.
  • Hidratación. Es la base para todo, para la salud y también para la belleza, una correcta hidratación es necesaria durante todo el año y sobre todo en los meses de más calor. Pero justo después de una buena exfoliación, la piel estará más receptiva y absorberá mucho mejor. Así que utiliza una crema que sea adecuada para tu piel e hidra en profundidad. ¡Verás que cambio!
  • Utiliza productos preparadores. Sí, existen en el mercado y cada vez se adaptan mejor a los distintos tipos de piel. Búscalos en farmacias o tiendas especializadas y ayudarás a fortalecer tu piel para que los primeros rayos de sol no hagan un daño excesivo. Es fundamental para ello tener una piel en estado óptimo, es decir, exfoliada, correctamente hidratada y perfecta para que comience la temporada de playa y poder así lucir un moreno saludable y sin excesos.
  • Aliméntate adecuadamente. Es una máxima siempre para estar sanos, pero si además estamos preparando nuestra piel para el verano necesitaremos ingerir productos con gran cantidad de agua, y ricos en licopenos, vitamina C  y betacarotenos, como la calabaza, la zanahoria, la naranja, etc.

preparar la piel para el verano

Deberás tener especial cuidado con la exposición al sol si tu piel tiende a producir manchas solares, o si tienes algún tipo de alergia. Así que trata siempre de buscar productos que se adapten a las necesidades de tu piel y recuerda que no es conveniente tomar el sol en las horas centrales del día, es decir, entre las 12 horas y las 16 horas de la tarde.

Recuerda que siempre que vayas a la playa, o a la piscina debes hacerlo con la protección adecuada y con algún tipo de alimento que ayude a la hidratación, ya sean frutas, zumos y por supuesto agua. Procura también proteger siempre las zonas más sensibles como son la cabeza y los ojos, no sólo por estética, sino también por salud.

Si hablamos de bebés o niños, la protección debe ser adecuada especialmente para sus pieles, que son mucho más sensibles. Proteger la piel de los niños del sol requiere tener en cuenta una gran cantidad de recomendaciones para evitar en todo momento que su piel llegue a quemarse. En estos casos vamos a tener que recurrir a gorros, gafas de sol y también ropa de tejido cómodo y ligero para proteger su cuerpo completamente de los rayos solares.