Las personas con celiaquía tienen que llevar una dieta exenta de gluten de por vida, ya que es una enfermedad crónica. También es una enfermedad que no tiene grados, a pesar de que es una afirmación muy extendida. Lo que sí hay es tipos de celiaquía. Aquí hablamos de ellos.

La celiaquía es una enfermedad autoinmune provocada por la intolerancia al gluten, una proteína presente en cereales como el trigo, la cebada, el centeno y la avena, principalmente.

  • Celiaquía  asintomática: Este tipo de celiaquía no presenta síntomas, pero quienes la sufren presentan las vellosidades intestinales con atrofia y todas las pruebas son positivas. Es un problema importante porque muchas veces estas personas tienden a saltarse la dieta más frecuentemente, o a sufrir contaminaciones involuntarias sin ser conscientes.

Celiaquía Refractaria: La enfermedad celiaca refractaria suele ser más habitual en celiacos diagnosticados a partir de los 50 años. Es quizás de entre los tipos de celiaquía la más peligrosa, porque sobre todo si hablamos de refractaria tipo 2, los pacientes pueden desarrollar más fácilmente un linfoma. Es importante recordar por tanto, que si una persona celiaca no mejora con la dieta sin gluten debe acudir a su médico.

Celiaquía potencial: A pesar de contar con una genética positiva, éstas personas no presentan daños en la mucosa intestinal.

 

Celiaquía clásica:  Es la más frecuente. Se trata de una predisposición genética y atrofia de las vellosidades. Los síntomas de las personas con este tipo de celiaquía varían, desde los vómitos a la diarrea, los problemas en la piel, cansancio, cambios en el comportamiento, anemias…

Celiaquía latente: Es la más extraña de entre los tipos de celiaquía a la hora del diagnóstico. Son pacientes que consumiendo gluten no tienen síntomas y tienen una mucosa intestintal normal. Hay dos variantes, aquellos diagnosticados en la infancia que se recuperan con la dieta sin gluten permaneciendo después en estado subclínico; y los que previamente han tenido una mucosa intestinal normal y después desarrollan la enfermedad.

Celiaquía refractaria: el tipo más grave de celiaquía

El tipo más complicado de celiaquía, es la celiaquía refractaria, ya que los pacientes con este problema no responden ante la dieta sin gluten y deben acompañar el tratamiento de fármacos que reduzcan la inflamación intestinal para que el intestino pueda volver a absorber nutrientes y funcionar con normalidad. Hay dos tipos de celiaquía refractaria, como nos cuentan en Celicidad.net.

Descúbrelo todo sobre la celiaquía refractaria aquí.